¿Por qué trabajamos tanto?

No hay punto de comparación entre el trabajo que realizaba mi padre a sus 12 años con el que yo empecé más o menos cuando tenía el doble de esa edad. No cargo piedras, no siembro predios, no trabajo en jornadas extenuantes al sol, mis condiciones laborales son infinitamente mejores, pero esto no significa que yo no me agote.