No tuve que avanzar mucho en mi lectura de este libro para saber que las premisas de sus autores me terminarían haciendo mucho sentido. Fue en las primeras páginas, precisamente en el prólogo de Mr. Money Mustache, que leí (aunque con otras palabras): «Muchos gurús de la economía se equivocan al repetir el principio de que gastar dinero es igual a felicidad». Creo que ese mismo día había escuchado a Marcel Navarro (El Frugalista en Youtube) decir que cuando uno desea todo, nunca puede ser feliz. La única forma de ser feliz es encontrando el punto en que se tiene suficiente. Robin y Domínguez también son fieles adeptos de este estilo de vida basado en «tener suficiente».

Un estudio llevado a cabo por los autores, verificó de manera empírica que la cantidad de ingresos anuales no determina el nivel de felicidad de una persona. Se dieron cuenta de que el punto de corte se encontraba en un ingreso de $75.000 dólares anuales (aprox. 4,5 millones de pesos mensuales). A partir de esa cifra no importa si tu sueldo se duplica o se octuplica: simplemente no percibirás la diferencia. El problema está en que los modelos económicos modernos respiran crecimiento. Se escudan en que solo a través del crecimiento es posible paliar la inflación y «hacer que los pobres sean menos pobres». Sin embargo, el autor propone que en la naturaleza queda claro que todo crecimiento tiene su límite y que no se puede esperar un crecimiento infinito (todo ecosistema tiene una capacidad de carga que no puede superar).

Nuestro estilo de vida agitado nos ha llevado a pensar que tener tiempo libre no es excusa para relajarnos, sino que un espacio para llenar con más deseos y la única forma de satisfacer esos deseos es trabajando más. Sin embargo, ningún objeto físico puede satisfacer en verdad nuestras necesidades emocionales. Estar conectados a la Matrix nos ha llevado a vivir pensando que mientras más dinero gastemos, más felices nos sentiremos. Pero no. Estoy seguro de que puedes verificar esta premisa en base a tu propia experiencia. Compara tu nivel de ingresos actual con el de hace 10 o 20 años (dependiendo de tu edad). Descontando la inflación es casi seguro de que recibes más dinero al mes que en el pasado. ¿Eres más feliz ahora que antes?

¿Cuánto es suficiente?

Suficiente es tener todo lo que necesitamos, nada extra que nos distraiga, nada comprado en crédito, que nunca hayamos usado y que sigamos pagando como esclavos. Por eso cuando decidimos comprar un auto nuevo sin darnos cuenta de que la única razón de base es que nos aburrimos del actual, podemos preguntarnos qué nos hace más feliz, si un fin de semana en la playa o una cuota mensual por 3 años.

La fórmula de tiempo de vida

Los autores proponen convertir dinero en tiempo. Es decir, en vez de pensar cuánto dinero te cuesta un producto o servicio, debes pensar a cuánto tiempo equivale. La fórmula la explican tan bien en el libro que no ahondaré en ella. Por ejemplo: Te quejas de no tener tiempo para pasar con tu familia, sin embargo, tienes una suscripción mensual que te cuesta el equivalente a 8 horas de tu tiempo (una jornada entera). ¿No sería mejor idea pedir un día libre y compartirlo con la familia? Te apuesto a que tu estilo de vida parece menos atractivo ahora.

¿Qué es la Independencia Financiera?

La Independencia Financiera es la capacidad de elegir qué hacer con tu tiempo porque cuentas con los ingresos pasivos suficientes para las necesidades y comodidades básicas. El capital que has acumulado e invertido a lo largo de los años es entonces capaz de generar el retorno suficiente para vivir por muchos años (gastando el 4% del capital anual al menos 30 años) sin necesidad de ningún otro ingreso. Cuando consigues que el propósito de la libertad financiera se instale en tu cabeza no se trata de «otro día, otro dólar», sino de estar un día más cerca de conseguir la meta de la libertad de los miedos y fracasos financieros. Recordar eso es tan motivante como una taza de café o un abrazo.

¿Para qué tienes un empleo remunerado?

Entre las respuestas convencionales se encuentran:

  • Para proveer para mi y mi familia
  • Para guardar para el futuro
  • Para ser financieramente independiente
  • Para hacer una contribución a la sociedad y al mundo
  • Para influir a otras personas
  • Para ser exitoso en mi área

En realidad, el único propósito propio del trabajo remunerado es conseguir el sueldo a fin de mes. En un trabajo no pagado también se puede encontrar todo lo demás. Entonces, como el único propósito de trabajar es conseguir que te paguen, no está mal querer cobrar más por cada hora trabajada. No significa que lo hagas por ambición o una competencia.

Consejos para una vida frugal

  • Deja de intentar impresionar a otras personas. Es un empeño permanente e infructífero.
  • Vive dentro de tus posibilidades. No gastes más de lo que generas.
  • Usa tus cosas el 20% más de tiempo. En vez de cambiar el auto cada 4 años, hazlo cada 5 (la errata es del autor).
  • Lleva una lista de compras a las tiendas y apégate a ella.
  • Cuando compres algo que usarás a diario, fíjate en su durabilidad por sobre el precio. Ahorrar ahora puede significar gastar más en el largo plazo.
  • A veces no es necesario privarse de algo, solo sustituirlo por una alternativa. Ponerse creativo a la hora de viajar, visitando lugares más cercanos, te puede ayudar a ahorrar cuando el precio del combustible está demasiado alto.
  • A veces uno no necesita un auto más grande, necesita respeto. A veces no se necesita un closet lleno de ropa, sino sentirse atractivo. Los vacíos emocionales no se pueden llenar con bienes materiales.
  • Vivir en una casa pequeña te ayuda a ahorrar en calefacción, aire acondicionado y tiempo de limpieza.

¿Cómo alcanzar la libertad financiera?

El camino hacia la libertad financiera se puede resumir en 4 ideas centrales: 1) Paga tu deuda y evítala en el futuro, 2) Vive dentro de tus posibilidades gastando menos de lo que ganas, 3) Invierte el resto en fondos indexados de bajo costo (o ETFs) y 4) Mantén tu inversión en fondos por varios años. Siguiendo estos cuatro sencillos consejos podrás amasar una fortuna, quizás no pronto, pero seguro que antes de lo que te propones. ¿Qué tan difícil puede ser?

 

📧 ¡Suscríbete!

¿Quieres que te avise cuando publique un nuevo post?

¡Gracias por suscribirte!
Hubo un problema.