Los mejores audífonos que he tenido

Hace casi seis años les conté sobre la pésima experiencia que tuve con los audífonos Bose SIE2i. En esta ocasión, quiero recomendarles unos audífonos que sí deberían comprar por un montón de razones. Debo mencionar que llevo casi siete años usando estos audífonos, por lo que hemos vivido muchas experiencias juntos.

Presentación del producto

No ahondaré en los aspectos técnicos del producto tales como rango de frecuencias o impedancia, porque para eso está la página oficial. Me remitiré a comentar que se trata de unos audífonos monitor de tipo in-ear (IEM), con unos bajos profundos (probablemente potenciados por la buena aislación del canal auditivo) y con una construcción sólida y duradera.

En mi caso, compré la versión con cable transparente. Puede que a algunos les parezca poco estético, pero debo decir que, según mi percepción, se camuflan mejor con el cuerpo que los negros.

Características importantes

El cable. De todos los audífonos que he tenido (y vaya que han sido varios), creo que el cable de los Shure SE215 ha sido el mejor en términos de calidad. Al interior del recubrimiento plástico que uno ve y siente, el alambre se encuentra entrelazado con una malla de Kevlar (el mismo material con que se fabrican los chalecos antibalas). Esto lo hace especialmente resistente a tirones. Recuerdo que rompí el cable de varios audífonos enredando el cable con algún mueble o tirándolos con demasiada fuerza. En el caso de los SE215, en cambio, enredarlos con algún objeto no supone un problema para los audífonos. Pueden ocurrir dos cosas: que se te salgan de los oídos o que el teléfono salga volando del bolsillo. El cable tampoco se enreda al guardarlos en su estuche de transporte. Otro aspecto a destacar del cable es que es intercambiable (las cápsulas tienen conectores de tipo MMCX) y, por tanto, si se llegase a dañar (comentaré esto más adelante) se puede comprar uno nuevo.

Los drivers. En términos simples, el driver vendría siendo el parlante pequeño que se encuentra al interior del encapsulado plástico. En el caso de los SE215 nos encontramos con un driver simple y dinámico. El rango dinámico que proporcionan estos audífonos es maravilloso. Uno puede escuchar con amplio detalle cada uno de los instrumentos y no se presentan exageraciones en ningún rango de frecuencias. Son unos audífonos con respuesta plana en frecuencias, acorde a su propósito: están pensados para monitorización sobre el escenario.

La aislación. El folleto señala que los SE215 proveen una aislación de hasta 37 dB y, si bien no cuento con el dispositvo que me permita realizar la medición exacta, creo que no es una exageración. Mientras que una de las razones para detestar los Bose SIE2i fue su nula capacidad de aislación, con los SE215 ocurrió todo lo contrario. Una vez que probé todas las almohadillas incluidas y encontré las más cómodas para mis oídos (las de silicona tamaño M), el ruido del entorno se redujo de manera considerable. Una vez encendida la música, el ruido del exterior se hace prácticamente imperceptible. Y no importan mucho las condiciones: ya sea en la calle, en un terminal de buses o en una sala de profesores; los SE215 se comportan excelente. Esto no solo permite disfrutar los detalles de cada pieza musical, sino que también permite reducir el volumen con que reproducimos la música. Y es sabido por todos que un uso incorrecto de los audífonos puede provocar daño auditivo severo.

Mi experiencia

Por allá por el 2016 comencé a salir a trotar con regularidad. Como los Bose SIE2i ya se habían deteriorado por la humedad (y no me gustaba usar supraurales), empecé a utilizar los SE215 para escuchar música mientras corría. Los audífonos, que pensé indestructibles, comenzaron a deteriorarse rápidamente. Aun cuando los conectores MMCX son bañados en oro, la humedad del sudor provocó corrosión, lo que empezó a dificultar la transmisión de la señal eléctrica (la música se escuchaba a saltos). Ahí fue cuando me di cuenta de que el cable original tenía un valor equivalente al 60% del precio del producto.

Decidido a conseguir uno nuevo por un menor precio, busqué en Aliexpress, eBay y Amazon, encontrando en el primero de los sitios, un cable que aparecía marcado como «Genuine». Como los SE215 son fabricados en China, no me pareció inusual encontrar el cable en esta página. Para mi mala suerte, el cable no era original y, a pesar de que en apariencia eran iguales, en términos de calidad no ocurría lo mismo. El cable original resistió cuatro años de uso intenso y descuidado. El alternativo, en cambio, duró poco más de un mes. Lo bueno fue que Aliexpress se hizo cargo del problema y me devolvieron el dinero.

Por el 2018, quise pasarme a los audífonos inalámbricos. Tenía poco interés en dejar de lado mis SE215, por lo que busqué un cable bluetooth compatible con ellos. El único requisito para compatibilidad era, en realidad, que tuvieran un conector MMCX. Encontré en Aliexpress el cable bluetooth KZ. Como había leído buenos comentarios sobre los in-ear de la marca, pensé que con el cable ocurriría lo mismo. La verdad es que la calidad de audio sí se ve afectada, pero no a un grado que me haga querer volver al cable original (su chip de audio incluye el códec aptX). El problema es que llevando el teléfono en el bolsillo (un Galaxy Note 9, para referencia), la señal se pierde fácilmente y se producen interferencias. Y si hay algo que me apesta es que el flujo de música se interrumpa. Ni decir si dejas el teléfono en una habitación y te vas a otra (¿será porque tiene Bluetooth 4.2 en vez de 5.0? La verdad es que no lo sé).

Palabras al cierre

Si quieres sacarle el máximo de provecho a la información almacenada en la música que escuchas, ya sea por medio de plataformas streaming o a partir de archivos de audio, los Shure SE215 son una opción a considerar. Obviamente si se cuenta con una fuente de audio de mejor calidad (me refiero específicamente al uso de archivos lossless reproducidos a través de un DAC), las capacidades de los SE215 se pueden aprovechar al máximo. Pero si no, igual percibirás mejoras considerables en relación a un par de audífonos promedio (incluso si no eres muy quisquilloso).

Actualización # 1: Tengan muchísimo cuidado si van a comprar este modelo de audífonos porque las falsificaciones abundan en internet. Una vez compré un segundo par a través de MercadoLibre y resultó ser un clon chino. Lo devolví inmediatamente y le solicité al vendedor no publicarlos como originales (incluso reporté la falsificación a MercadoLibre), porque no lo eran. Él adujo que no sabía que eran falsos, pero como era de esperar no dejó de venderlos por originales. En Aliexpress también está lleno de clones. Es un modelo de audífonos relativamente antiguo y bien posicionado en el mundo del audio profesional, motivo suficiente para que valga la pena estafar a la gente.

Actualización # 2: Respecto del precio del producto, a marzo de 2020, los puedes encontrar en los distribuidores oficiales de la marca por un precio de entre 75 y 90 mil pesos. Cualquier versión que encuentres por un precio de entre 30 y 50 mil pesos, es una falsificación. Y créeme, no vale la pena, aunque se vean iguales en apariencia.

2 comentarios en «Los mejores audífonos que he tenido»

    1. Por ahora tengo mayoritariamente buenas impresiones. Quiero darles un poco más de uso para ver cómo se comportan en otras circunstancias y qué tal es la batería. No puedo usarlos en situaciones de la vida cotidiana producto de la cuarentena, pero intentaré usarlos mientras me preocupo del jardín o hago aseo en casa. Un abrazo.

Deja un comentario