Dinero: Domina el juego te ayudará a descubrir los pasos que tienes que seguir para alcanzar la libertad financiera. ¿Qué le pasa a los adictos a la televisión? Bueno, si se sientan frente a la tele todo el día sin hacer nada el final posible es uno solo: engordar. Curiosamente, con el dinero pasa justo lo contrario. Si dejas tu dinero guardado por ahí, te darás cuenta que con el tiempo vale menos y menos. Para hacer una montaña de dinero tienes que ponerlo a trabajar para ti.

La propuesta de Robbins te puede ayudar a invertir tu dinero en los lugares correctos y, si aprendes lo suficiente, puede que hasta no tengas que volver a trabajar.

💹 El interés compuesto asegura que tu dinero siga creciendo año tras año

¿Qué tan difíciles hacer que tu dinero trabaje para ti? Si eres como la mayoría de las personas, es probable que tu dinero no esté trabajando en lo absoluto. Está flojamente sentado en tu cuenta bancaria, creciendo solo ocasionalmente (y puede que ni siquiera eso). Esto tiene que cambiar. Necesitamos hacer que nuestro dinero trabaje duro, especialmente considerando que no podemos confiar en los métodos tradicionales de ahorro en el futuro.

Puedes imaginar que hacer crecer tu dinero es difícil. Quizá estás feliz con tu nivel de ingresos, incluso si no es suficiente para cubrir tu jubilación, porque asumes que puedes descansar en un fondo de pensión público o estatal. Desafortunadamente, esto no es verdad. Muchos de los sistemas de pensiones en el mundo fracasan día tras día en cumplir su objetivo.

¿Cómo evitarlo? Pon a trabajar tu dinero mediante el interés compuesto. Pero, ¿qué significa dejar que el interés compuesto haga lo suyo? Imagina que inviertes $100 mil pesos y estos generan un 10% de interés. Si mantienes tu inversión sin tocarla, generarás otro 10% sobre esos $110 mil que ya tenías, luego $121.000 y así sucesivamente.

Cuando Benjamín Franklin murió en 1790, dejó $1.000 (dólares americanos) para las ciudades de Boston y Filadelfia. Estipuló que este dinero tenía que ser invertido y mantenido así por al menos 100 años. Después de que pasó ese tiempo, se retiró medio millón de dólares de la cuenta y el resto se mantuvo sin tocar nuevamente por otros 100 años. Para entonces, la suma original se había transformado en 6.5 millones de dólares.

💰 Cada mes pon algo de dinero en tu fondo de inversión, aunque no sea mucho

La pregunta que uno generalmente se hace a la hora de pensar en alcanzar la seguridad financiera es ¿por dónde empezar?

La primera regla es muy simple: añade dinero a tus ahorros. Si no lo haces, tu situación simplemente no puede mejorar. Ahorrar nunca es sencillo, pero intenta no pensar en ello como algo aburrido o incluso doloroso. Imagina que estás dando pequeños pasos hacia tu fondo de libertad, la base sobre la cual construirás tu libertad financiera.

Tu fondo de libertad es como tu propio cajero automático, un lugar de donde siempre puedes sacar fondos. No tendrás un montón de dinero al principio, pero ese monto puede ir creciendo gradualmente. Piénsalo como escalar una montaña. Al principio es difícil y tendrás la impresión de no ir a ninguna parte. Sin embargo, cuando llegues a la cima, de pronto te darás cuenta de por qué trabajaste tan duro.

Aportar a tu fondo de libertad es tan importante que necesitas seguir haciéndolo incluso cuando crees que no tienes suficiente dinero. La verdad es que siempre puedes apartar un monto (por pequeño que sea) para tu fondo de libertad. ¿Es realmente necesario salir a cenar otra vez esta semana? ¿Por qué mejor no ordenar pizza o cocinar tú mismo? Hacer pequeños ajustes puede ayudarte a ahorrar más. La magia del interés compuesto te garantiza que mientras más agregues, más retornos obtendrás. Funciona como una ley.

Finalmente, deberías apuntar a ahorrar el 10% de tus ingresos, aunque sea difícil al comienzo. Incluso si consigues ahorrar solo el 5% o menos, de todos modos recibirás los beneficios de los intereses generados.

❌ No caigas en los mitos de inversión, pero haz tu tarea e investiga acerca de los mejores lugares para poner tu dinero

Cuando uno se pone a hablar de dinero, especialmente de inversiones, nuestra mente inmediatamente activa las alarmas. Puedes pensar, ¿Qué pasa si invierto mal? o ¿Debería contratar a un profesional para que administre mis inversiones por mí?

Los profesionales financieros realmente no saben qué es mejor para ti o para tu dinero. Mucha gente confía en un bróker para que administre sus fondos de inversión, pero hay que recordar algo importante: tu asesor recibe una remuneración, independiente de si generas ganancias o no. Su trabajo es vender tus activos, sea para bien o para mal.

Otra gente invierte en fondos mutuos u otras alternativas administradas por un profesional (los llamados «fondos de gestión activa»). Los fondos mutuos generalmente traen asociados una comisión muy alta. Cuando tomas en cuenta estas comisiones y el promedio de retornos que generan, es claro que tales fondos no son la mejor alternativa para invertir.

Puedes aprender a invertir por tu cuenta, sin embargo, debes tener en cuenta algunas reglas básicas:

  1. Tienes que confiar en ti mismo. Si tienes una actitud fatalista cuando tratas de hacer algo, estás destinado a fallar.
  2. Haz tu tarea: No caigas en la trampa de creer mitos o seguir ciegamente lo que otros hacen. Primero encuentra lo que necesitas para ti.
  3. Intenta aprender lo que otras personas exitosas han hecho con sus inversiones y ve si puedes hacer lo mismo.
  4. Sé cuidadoso: No esperes ganarle al mercado, porque pocos lo consiguen.  Intenta hacer lo mejor que puedas, pero ten en cuenta que no hay un camino simple o mágico hacia el éxito.

🎯 ¿Tienes una meta financiera? ¿Quieres cubrir solo los gastos básicos o vivir la vida de un rico?

¿Cuánto dinero crees que necesitarías para sentirte completamente libre del estrés financiero? ¿Quizá unos cuantos cientos de miles de pesos, unos cuantos millones o más de 500 millones?

La primera cosa que necesitas recordar es ser realista. No apuntes hacia metas que no seas capaz de alcanzar. Tus metas dependen de ti y de lo que quieras. Aquí hay cinco diferentes metas que puedes analizar para saber qué tan lejos estás dispuesto a llegar.

  • Meta 1: Generar dinero suficiente mediante inversiones para cubrir tus gastos básicos (boletas, arriendo, hipoteca, comida, energía y transporte).
  • Meta 2: Generar suficiente para cubrir tus gastos básicos, ropa nueva y un poco de entretención.
  • Meta 3: Generar suficiente para garantizar tu independencia financiera. Esto significa vivir enteramente del interés compuesto y nunca tener que trabajar otra vez.
  • Meta 4: No solo conseguir la independencia financiera sino que mejorar tu estilo de vida. Ganar tanto que puedas irte de vacaciones a lugares paradisíacos o comer en restaurantes lujosos.
  • Meta 5: Alcanzar la libertad financiera absoluta. Esto significa, tener suficiente dinero para hacer lo que quieras y cuando quieras.

Piensa acerca de estas metas y determina cuál se ajusta a tus sueños y aspiraciones financieras. Si no tienes un plan, es fácil sentirse abrumado o perderse en los detalles. Cuando sabes hacia dónde estás apuntando, es mucho más fácil llegar allí. Cuando decidas el monto que necesitas reunir en tu fondo de libertad, puedes empezar a pensar cómo invertir tu dinero.

🐢 El camino hacia la libertad financiera puede ser lento al comienzo, pero no te rindas, el tiempo está de tu lado

Cuando empieces tu camino hacia la libertad financiera, será difícil al comienzo, pero no te rindas. Puedes conseguir la libertad financiera, siempre y cuando sigas trabajando en ello. A lo largo de tu travesía, encontrarás a otros que ahorran más que tú y, a veces, sentirás que tus ingresos no son lo suficientemente altos como para ahorrar. Pero no dejes que esas cosas te desmotiven. Tienes que ignorar la voz interna que puede incitarte a rendirte.

Probablemente, este no sea el único distractor que encuentres en el camino. Otra cosa que a menudo aleja a la gente de su objetivo es la de volver a pensar a corto plazo. Muchas personas sobreestiman lo que pueden conseguir en un año, pero subestiman lo que pueden conseguir en una década. Si no alcanzas tus metas el primer año, sigue trabajando, todavía estás a tiempo.

Mientras sigues trabajando hacia tu libertad financiera, mantén estos tips en mente:

Primero, acelera las cosas cambiando tu vida y tu estilo de vida. No esperes hasta tu jubilación para recortar gastos. Hazlo ahora, de modo que puedas ahorrar algo de dinero extra en la hipoteca, la calefacción y los impuestos.

Segundo, solo invierte si estás seguro de que obtendrás buenos retornos, asegurándote de que el interés compuesto juega a tu favor con una tasa decente. Una buena regla para usar aquí es solo invertir cuando esperas retornos de sobre cinco veces tu capital. Incluso si no consigues obtener esos retornos 3 de cada 5 veces, de todos modos habrás ganado suficiente.

Finalmente, siempre sigue intentando reducir tu carga fiscal (impuestos).

💸 Para generar el máximo de dinero con tu fondo de libertad, diversifica tus inversiones y mantén las cosas balanceadas

¿Qué sigue después de haber ahorrado lo suficiente en tu fondo de libertad y estar listo para ahorrar? La clave para invertir inteligentemente es saber cómo diversificar. Deberías invertir en diferentes productos financieros que tengan distintos grados de riesgo.

Hay tres áreas, o portafolios, donde debes concentrar tus inversiones.

El primero es tu fondo de seguridad, también conocido como colchón de emergencia. Allí es donde pones las inversiones más seguras, incluso si no son necesariamente las más rentables. Los bonos, por ejemplo, deberían ir en este fondo. Los bonos no ofrecen retornos importantes, pero tampoco tienen mucha probabilidad de perder su valor.

El segundo es tu fondo de inversión o de crecimiento, donde asumes un mayor nivel de riesgo. Este fondo tiene como propósito la obtención de grandes retornos. Sin embargo, así como puedes ganar más, también puedes perder más. En este caso, se sugiere invertir en productos de renta variable, es decir, acciones. Muchas acciones le ganan al mercado en el largo plazo, pero también suelen ser más volátiles y perder su valor en el corto plazo.

El último es tu fondo de ensueño. Aquí es donde colocas algo de las ganancias que generan tus otras carteras. Tu fondo de ensueño te ayuda a mejorar tu estilo de vida.

Recuerda: el punto de alcanzar la seguridad financiera es gastar tu dinero de tal modo que puedas disfrutarlo. Si no tienes un fondo de ensueño, ahorrar e invertir es inútil.

¿Cuándo deberías poner en cada uno de estos portafolios? Bueno, depende de tu actitud, cuánto riesgo eres capaz de asumir, la fuerza de tu fondo de libertad y lo que estás tratando de conseguir. Es importante tratar de mantener todo balanceado. A medida que ganes y pierdas dinero, necesitarás balancearlo constantemente para que cada portafolio tenga el monto óptimo.

💼 Sigue los consejos de inversionistas inteligentes, pero toma ciertas precauciones para los malos momentos también

Si quieres ser exitoso en cualquier cosa, una buena idea es aprender de gente que ha alcanzado el éxito antes que tú. En las finanzas no es diferente. Cuando analizas y copias lo que otros inversionistas exitosos han hecho, tienes muchas más chances de alcanzar tus metas.

Ray Dalio es un buen modelo a seguir. El fundó Bridgewater Associates, el fondo de inversión libre más grande de todo el mundo. El plan de inversión de Dalio es conocido como All Season Allocation. Está diseñado para ayudarte a hacer dinero, sin importar las condiciones financieras que te encuentres enfrentando.

La economía pasa por distintos periodos, tal como las estaciones del año. Las estrategias de este fondo creado por Dalio guía la distribución de tus inversiones para generar dinero independiente de las condiciones cambiantes del mercado.

Considera este portafolio de inversión, usado por Ray Dalio: Pon 7,5% de tus activos en oro y 7,5% en materias primas. El otro y las materias primas son a menudo buenas inversiones, incluso durante los momentos en que la inflación es alta. Pon un 30% en acciones, especialmente durante las épocas del año en que se espera un alto crecimiento. Finalmente, pon el 55% restante en bonos estatales, los que son de bajo riesgo.

No importa qué método estés siguiendo, siempre prepárate para los malos tiempos. Convierte algo de tus ahorros en anualidades, o contratos financieros donde una compañía de seguros garantiza los pagos futuros a cambio de pagos inmediatos. Esto te ayudará a asegurar ingresos garantizados de por vida.

⭐ El mensaje clave del libro

Cualquiera puede alcanzar la libertad financiera si se dedica y está dispuesto a ahorrar y seguir los pasos necesarios. Así que sigue así, incluso si tu progreso es lento al principio. Diversifica tus inversiones, busca consejo en el que puedas confiar, prepárate para las diferentes «estaciones» financieras y, dentro de lo posible, asegúrate. Si trabajas duro, puedes convertirte en un maestro de tu dinero y vivir la vida que realmente quieres.

El dinero por sí solo no puede traer la felicidad, es lo que haces con él lo que importa. Tener un montón de dinero en tu cuenta bancaria no te hará feliz, pero gastarla de la forma correcta sí. Recuerda que estás trabajando para ser capaz de gastarla en experiencias que disfrutes o que le den un sentido a tu vida. No olvides que ahorrar no es el objetivo en sí mismo.

📧 ¡Suscríbete!

Cada sábado escribo un mensaje a los suscriptores de mi blog con algunos pensamientos y actualizaciones de la semana. ¡Me encantaría que te unieras!

¡Gracias por suscribirte!
Hubo un problema.